,

Lecciones aprendidas

¡Feliz sábado e inicio de verano!

Estamos viviendo momentos de grandes cambios, una época especial en la que parece mucho esté por venir, por hacer o construir de nuevo. En paralelo los ciclos de la naturaleza siguen su curso y ya estamos entrando en una nueva estación del año. Parece que “hasta empieza a oler a verano y las chicharras empiezan a escucharse”…


Este contexto parece también interpelar a la realidad y a nosotros mismos. Suelo decir que no podemos cambiar la realidad, sí la forma en la que nos relacionamos con ello. Por eso hoy mi invitación es aprovechando este inicio de estación a parar y ver qué nos permite o ha permitido ya esta situación. ¿Con qué te quieres quedar?

El conocimiento es pilar del liderazgo y poner luz a aquello con lo que queremos vivir y con lo que no, también nos da conocimiento y pone en la dirección correcta para cada uno. Y ahora resulta aún más esencial parar a conocerse, distinguir así qué es para ti y qué no. Y también, revisar qué valores son tus pilares de apoyo y tal vez, cuáles más nos pide esta situación añadir o reordenar en nuestra “burbuja” o ranking de valores.Y este es un ejercicio precioso, parece que uno puede decirse a uno mismo que sabe muy bien cuáles son sus valores y a la vez, ¿desde cuándo no escribes o verbalizas en alto cuáles son tus valores?

Créeme que puede llegar a sorprenderte, porque el escuchar lo que piden la realidad y nuestras metas de nosotros puede conectarnos con nuestra vulnerabilidad y humildad para reconocer lo que cada momento de la vida pide y con qué vamos a responder desde el respeto y estar alineado a nuestros valores, lo cual no implica que estos no puedan moverse de lugar y/o aceptar que tal vez es momento de apostar por nuevos pensamientos o soltar creencias que ya no nos ayudan, o al menos, tanto como creíamos… ¿Sé te ocurre alguna?

Te invito a que hagas esta reflexión desde tu presencia y silencio tras escuchar la meditación que compartía el sábado pasado contigo.

Con cariño,

Elisa

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *