Entradas

3 estrategias para mejorar tus objetivos

Objetivos, entorno difícil, relaciones personales o profesionales…

¿Qué pensar o sentir has tenido al leer las primeras palabras? Probablemente tengas unos objetivos o retos a conseguir, ya sea en lo personal o en lo profesional. Y puede que también, a veces pienses que la situación o lo que te rodea, es lo que te hace difícil o impide avanzar en la dirección correcta.

¿Te suena esto?

Puede también que haya personas o grupos de personas en esa realidad que sientas siempre están ahí, disponibles y con las que todo es fácil y fluye. Podemos decir son tus “aliados o guardianes”. ¿Les pones nombre?

Y… probablemente, también tengas a tu alrededor ese tipo de personas que parece restan la energía o que cuando te das cuenta, no están sumando nada positivo, es más, te están “restando y dañando” incluso sin darte ni cuenta.

Si esta situación te resulta familiar, quiero invitarte a una mirada especial a explorar un ámbito diferente. Si crees que esta situación no va contigo, entonces puedes tomártelo como una reflexión.

Las personas, como seres humanos, a través del  encuentro consigo mismo, con los demás y el entorno, nos constituimos y desarrollamos. Nos caracterizamos por ser seres en relación.

No sólo debemos poner la atención en nosotros mismos sino en las relaciones con nuestro entorno y en especial, cómo ello, nos ayuda a conseguir nuestro objetivo, lo que nos importa y también, mejorar estas relaciones.

Por ello, la propuesta de hoy la centro en 3 formas de mirar tu realidad, la realidad para mejorar el logro de tus objetivos:

1. Tu relación con las situaciones concretas que rodean a tu objetivo (¿qué o quienes más están detrás de tu objetivo? ¿desde dónde estás posicionándote o viendo esa realidad?)

2. Tu relación con las personas que forman parte de ese reto y están de una manera u otra implicadas. (Piensa quiénes son, cómo es tu relación de verdad con ellas… ¿qué puedes hacer para mejorar?)

3. ¿Qué te permitiría cambiar la forma en la que te relaciones con tu realidad? Puede que lo veas todo desde la dificultad, a lo mejor desde la queja, puede que en modo “no pasa nada”… sea cual sea esta forma, dátele permiso para saber si te está ayudando o va a hacerlo. ¿Quién quieres ser en esa realidad?

Y recuerda, la realidad es la que es. Lo que sí esta en nuestras manos, en tus manos, es la forma de relacionarnos con esta realidad eligiendo el observador y actor que queremos ser.

¡Tú decides!

Elisa

Fundadora SALTO 51