Entradas

Un nuevo regalo para tí y.. para los que te importan

¿Cuántas veces queremos hacer algo “por” y “para” alguien y no sabemos cómo? Incluso, puede que queramos hacer un regalo y ¡no sabemos qué regalar! ¿Te suena?

Hoy te presentamos una nueva forma de cuidar a las personas que te importan, sí, esas que tú sabes y por las que seguro te gustaría hacer un “algo más”.

Comparto con vosotros una nueva práctica que para mí tiene muchas connotaciones… generosidad, escucha, desprendimiento, cuidado, mimo, regalo para alguien especial…
¿Estás preparado?

Para empezar, vamos a partir de la siguiente premisa (y basada en las prácticas de Thich Nhat Hanh): “Nuestro cuerpo es el primer cuerpo y alguien de nuestra familia o grupo (amigos, compañeros, conocidos…) es nuestro segundo cuerpo”

Ahora… piensa y siente por un momento: ¿quién es esa persona a la que te gustaría dedicarle algo especial?. ¿La tienes?

¡Enhorabuena! Entonces ya estás preparado para comenzar la nueva práctica. Y recuerda… esa persona va a ser un segundo cuerpo para tí.

Tú segundo cuerpo. ¿Qué quiere decir esto? Qué vas a prestar tu atención a lo que ese cuerpo necesita, le gusta, lo que le hace sentir especial. Nos olvidamos de nosotros y pensamos en las necesidades y lo que espera esa persona, tu segundo cuerpo. La observación es clave y significa aquí ”cuidar y ayudar”… ¡Esta es la finalidad!

Recuerda también, cada uno tiene sus necesidades. Déjate llevar, fluir y detecta lo importante para esta persona elegida. A veces te bastará con una palabra amable, otras solo escucha, una mirada, estar al lado… Tú lo sabes. Dáte permiso para probar.

Entrena esta práctica y comparte tu resultado. Recuerda también que es extesible a otras personas. Por ejemplo, en una familia o grupo de amigos, todos pueden escoger un segundo cuerpo. ¿Cuál será el efecto?… ¡Pruébalo!

“Tú decides” y como dice una persona especial y con gran huella en mí, personal y profesionalmente, ten presente que “detrás de cada persona, hay una realidad”

Elisa

Si te ha gustado este regalo, ¡compártelo!

Tus pensamientos determinan tu realidad

Foto: Brooke Cagle para Unsplash

Foto: Brooke Cagle para Unsplash

Si te das cuenta del discurso de otras personas, tanto en cuestiones políticas, religiosas, pero sobre todo de la vida, cada uno se convence cada vez se convence más de su creencia, vaya ésta en la dirección que vaya. Y tú lo ves desde fuera y dices…¿no se da cuenta de que esto no es así, sino así?

Lo que piensas determina lo que decides, lo que decides determina lo que haces o no haces. Y lo que haces o no haces, determina tus resultados. Así que lo que piensas acaba determinando tu realidad, una y otra vez, y así vas confirmando tu guión, tu creencia. La vida siempre te da la razón. Así que elige bien lo que quieres pensar.

¿Y puedo elegir lo que pienso? Es verdad que muchos pensamientos (la mayoría de ellos) son automáticos, porque empezamos a pensarlos hace mucho tiempo y vamos confirmando nuestra hipótesis una y otra vez. Si quieres cambiar tu pensamiento, primero debes hacerte consciente de él. Como ejercicio, te invito a que, ante una situación que no te guste, que te dé miedo o te provoque ansiedad, hagas un rato de observar lo que piensas con respecto a esa situación. Seguro que encuentras una creencia que es la que verdaderamente te provoca ese miedo, ante la cual tu cuerpo responde.

¡Gracias por leer!

Ana Millán

Respiración y mindfulness

“La paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces”

(Proverbio persa)

Foto: Kosal Ley

Para romper el círculo de la ansiedad, empezamos hoy con técnicas sencillas para la sensación física. Hablamos de:

  • Respiración
  • Mindfulness

La relajación es la respuesta antagónica a la respuesta de estrés.

Respiración sencilla 

Te propongo empezar primero conociendo la respiración típica de la ansiedad… Para ello vamos a hacer un ejercicio, y es reproducir la “respiración ansiosa”

1_ Inspira como si quisieras coger todo el aire de la habitación

2_ Espira rápidamente, de una

3_ Repite estas respiraciones 5-6 veces

4_ ¿Sientes la ansiedad? El corazón late más rápido, la presión sanguínea aumenta

El cerebro reptiliano se encarga de la respiración de forma automática. A diferencia del resto de funciones autónomas, la respiración es la única que podemos modificar. Para estimular el nervio vago, que es el que nos ayuda, hablando de manera sencilla, a relajarnos, podemos comenzar con un ejercicio sencillo: inspira en 4-mantén en 6-espira en 4 (espira como si estuvieses echando vaho para limpiar unas gafas). Haz este ejercicio como un entrenamiento, para que se convierta en un hábito, y para que tu cuerpo se acostumbre a relajarse cuando lo necesite.

Respiración diafragmática

Sentado en una silla, observar la respiración.

No la fuerces, sólo obsérvala. No la empujes, no la eches, sólo déjala.

Una vez has observado tu respiración durante un rato, pon ahora una mano sobre el abdomen y otra sobre el pecho. Inspira lentamente llenando de aire tus pulmones, de manera que se eleve tu abdomen, después tus costillas y por último, tu clavícula. Repite este ejercicio durante 5 minutos.

Midfulness

El mindfulness no es una técnica como tal, sino una actitud, un estilo de vida, que heredamos de la meditación oriental y que tiene que ver con prestar atención a lo que hacemos, dentro, fuera y en el presente. Tiene que ver con el amplio concepto de “darse cuenta”.

La sociedad actual pide de nosotros muchas veces un nivel de alerta muy elevado, prestando atención a múltiples estímulos y muy en el futuro, y la ansiedad se trata de este estado de hiperactivación mantenido. Por eso surge el mindfulness, para proponernos ensayar una actitud más consciente, dándose cuenta del momento presente, de lo que estamos haciendo ahora, en este momento.

Permitirse ensayar esta actitud nos reporta un beneficio a corto y medio plazo, rebajando la ansiedad y siendo más consciente de lo que hacemos o sentimos.

Puedes practicar mindfulness mientras tomas café (disfrutando su aroma, su sabor, su temperatura, dándote cuenta de cómo entra en contacto con tus papilas gustativas…) o mientras das un paseo (dándote cuenta de tu estado físico, cómo estas de cansado, cómo se mueven tus piernas, la temperatura…)

Os animamos a probarlas y esperamos que os sirvan.

Si quieres ensayar más técnicas, escríbenos un correo y te informamos.

Ana Millán

El círculo vicioso de la ansiedad

La ansiedad no es un ente externo, sino algo que pasa en nuestro cuerpo. Eso puede ser un alivio, si decides intervenir, pero un problema si dejas fuera la responsabilidad. Hoy os traemos el “círculo vicioso” de la ansiedad, o esquema explicativo, para que desde el conocimiento se pueda intervenir.img_0293

A nivel físico, hay una serie de constantes que se alteran: la frecuencia cardíaca aumenta, la presión arterial se eleva, los músculos se tensan… Todo esto pasa porque el cuerpo interpreta que tiene que ponerse en marcha para la acción. Esta acción, cuando éramos hombres de las cavernas, era física, pero ahora suele ser más de otro tipo, mental A nivel de pensamiento; la activación física hace que no pensemos con claridad, y podemos experimentar dificultad de concentración, incapacidad para tomar decisiones, peor memoria, percepción distorsionada… Y esto a su vez nos genera emociones negativas: inseguridad, nerviosismo, frustración, cólera, ira… Esas emociones se convierten en un combustible para la generación física del estrés .

Entonces, ¿cómo rompemos el círculo?

– interrupción o canalización de la sensación física

– Interrupción de estrategias mentales – Canalizar y reprocesar la emoción

Analizamos estrategias para cada fase en próximos posts

Sonríe y sé feliz, ¡sé tú mismo!

Salir de la zona de confort es fundamental si queremos avanzar, si queremos conseguir nuevos retos, crecer, construir… Ingredientes básicos para ello son también y de nuevo, el autoconocimiento y laautoconfianza.

Si vivir el futuro es una posibilidad y depende de mí la actitud con la que voy a afrontar mis circunstancias, la realidad, también lo es permitirme y dedicarle un espacio y tiempo al momento presente, al “aquí y ahora” y recordar qué valores, fortalezas y talentos me caracterizan y en los que quiero y podré apoyarme en mí día a día y/o para afrontar nuevos retos, desafíos.

Sólo uno mismo los conoce y… ¡mejor que nadie! Al igual que nadie tiene la suficiente información sobre nosotros mismos como para pretender aconsejarnos qué es lo mejor para nuestras vidas.

La veracidad y honestidad se convierten así en elementos necesarios así como darse el permiso de “sentir” y hacer una parada para recordar esos talentos, tesoros únicos y personales y que también podemos brindar a los demás, generando cosas nuevas y de un especial valor.

¿Cómo?
Incrementando nuestra consciencia sobre la realidad, mi experiencia del aquí y ahora, cómo la vivo, repasando mis fortalezas, con confianza, honestidad, franqueza… Y de muchas otras maneras, muy sencillas como podrás ver en este video, también especial y único.

Y por último…
¿Qué te ha gustado más?
¿Cómo lo puedes aplicar?
¿Qué valor estarás honrando?

“Tú decides. Tú eliges”

Elisa Rodriguez

SALTO 51 EN CAPITAL EMOCIONAL

En el mes de junio hemos estado en CAPITAL EMOCIONAL con Cris Moltó hablando de la depresión.

CAPITAL EMOCIONAL en un programa de CAPITAL RADIO de crecimiento personal en el que lo más importante es el desarrollo del capital más valioso: las personas.

¿Cuántas veces sentimos que la depresión es un tema tabú? Y sin embargo, ¿cómo se siente uno al escuchar algo sobre este tema? Tal vez tranquilo, aliviado, comprendido, inquieto…

Y es que podemos decir que la depresión es una “enfermedad escondida” en la que suele subyacer un sentimiento de tristeza profunda de manera persistente.

Hay otros síntomas asociados como son sentimientos de vacío, desilusión, culpabilidad,  falta de esperanza, pérdida de interés, o alteraciones de sueño entre otros.  Nuestra propuesta en estos casos es:

1. Cotacta con tú médico y confía en él

2. Recuerda que la paciencia, autoconciencia y perseverancia son fundamentales y todo suma.

3. Continúa con tus relaciones sociales.

Y sobre todo, recuerda tener presente que la depresión se puede tratar y superar. Ahora te animamos a escuchar esta entrevista.

 

Salto 51

De la posibilidad a la realidad

 

LA DEPRESIÓN

Quiero hablaros de un tema que me ha ocupado últimamente de una manera especial: la depresión. “La depresión es un dolor en el alma, algo que nadie ve”. Esta es una definición que hace una de mis pacientes, quien afortunadamente, se encuentra mucho mejor. La OMS la define como “un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración”. La depresión es todo esto, no es una excusa para no ir a trabajar, no es tener un mal día ni tampoco un signo de debilidad.

Las cifras de la OMS son alarmantes: alrededor de 350 millones de personas en el mundo afectadas y primera causa de discapacidad. En este sentido, además, genera grandísimos costes, por eso que la OMS insiste en promover programas de prevención.
Depresión le llamamos a muchas cosas, de manera coloquial, pero hay diversificas clasificaciones de la depresión, desde diferentes sistemas de clasificación: el DSM, la CIE, etc… Existe la depresión mayor, el trastorno distímico, los estados depresivos secundarios a otras patologías psicológicas, o físicas.

La verdad es que sabemos mucho acerca de la depresión, pero en realidad de la mente humana en general, no sabemos nada. Nos queda aún un mundo por descubrir. Sí se han demostrado tratamientos farmacológicos y psicológicos eficaces, que funcionan. Sí, los psicológicos también se han comprobado científicamente! No todos, solo algunos, y otros muchos están en fase experimental. Pero con todo lo poco que sabemos, la depresión se trata, y la mayoría de las personas consiguen llegar a un estado de bienestar.

El mensaje que manda la OMS es: “no estás solo ante la depresión, pide ayuda”. Yo también os lo quiero transmitir.

E insisto, hay tantas realidades como personas.

 

Ana Millán

¿Vivimos con más de lo que necesitamos?

Es relativo hablar de, pero sobre todo saber, lo que uno necesita o no necesita.

Necesidad, en una de las acepciones de la RAE, es “aquello a lo cual es imposible sustraerse, faltar o resistir”

Maslow clasificó las necesidades básicas en las siguientes: fisiológicas, de seguridad, de afiliación o pertenencia, de reconocimiento o estima, del ser o autorealización.

Sería un error pensar que sólo necesitamos cubrir nuestras necesidades fisiológicas. Hasta algunos animales tienen otras necesidades más allá de éstas, como la de pertenencia o seguridad.

Mucho escuchamos y decimos que vivimos con más de lo que necesitamos. Depende de cómo se mire. Mi punto de vista es que las necesidades siempre han sido las mismas, pero hay dos puntos a tener en cuenta:

Por una parte, cuando no tenemos cubiertas las necesidades fisiológicas, las de pura supervivencia, es difícil que a nuestro cerebro aún le queden recursos o energía para ocuparse de cubrir otro tipo de necesidades. Desde esta base, podemos entender que en épocas o culturas donde escaseaban o escasean los recursos para alimentarse, las necesidades que van dirigidas al desarrollo personal y no a la supervivencia, quedan en un segundo plano. Esto no significa que en la persona no existan.

Por otra parte, el secreto está en cómo cubrimos esas necesidades. A día de hoy en nuestra sociedad existen multitud de estímulos, de productos, de servicios, que pretenden cubrir nuestras necesidades. Cada uno es libre de cubrirlas como quiera, y pueda. El problema es que a veces perdemos de vista la necesidad básica, como tal. Si me compro unos zapatos, ¿es por que los necesito para vestirme, o porque los necesito para pertenecer a un grupo? ¿por qué creo que con ellos voy a sentirme mejor de cara a otros o a mi mismo, de manera que así mi estima va a aumentar? ¿es porque los zapatos son mi pasión y realmente disfruto con ellos? Juicios aparte, cada uno conoce su necesidad, lo importante es ser sincero con uno mismo y poder descubrir cómo uno cubre sus necesidades, si es el camino correcto para uno mismo y pasar por el filtro de la razón lo que de inicio puede parecernos una necesidad.

Hablo de zapatos, por poner un ejemplo. Podemos hablar también de alimentación, de pareja, de amistades, de servicios, de ideas… Lo importante es preguntarse sinceramente, ¿esto es lo correcto para mí? Si la respuesta es sí, adelante, cubre tu necesidad, ¡es fundamental!

 

Estrategias para afrontar la dificultad

¿Cómo afrontamos las diferentes situaciones? ¿Y las situaciones adversas? Todos… queramos o no, ¡estamos expuestos a ellas!.

Cualquier situación nos ofrece la posibilidad de elegir desde nuestra responsabilidad la respuesta que queremos dar. Y… ¡somos dueños de esa elección!.

Es importante saber recibir la adversidad: se le puede cerrar la puerta, aumentando en ese caso el dolor y la frustración que podemos sentir o bien, abrirle y darle paso… Ante situaciones más complicadas, de estrés o tal vez traumáticas (aquellas que producen un shock, herida emocional…) puede que en lugar de responder reaccionemos, en un primer momento, sin ser “dueños” o “conscientes” de esa respuesta; puede también que huyamos o evitemos esa situación… Sea cual sea esa respuesta inicial, esa situación nos llama… ¡para afrontarla!

De nuevo, la resiliencia nos ayuda a ello y se torna en gran y útil herramienta. Una herramienta que requiere dar una respuesta y mantener un compromiso personal… y ¡un ajuste saludable a la dificultad!

Supone saber esperar, saber aceptar, recordar que la vida también nos va a sonreir y sobre todo, recordar que está en nuestras manos la actitud que queremos mantener. En definitiva adoptar y desarrollar la resiliencia (capacidad de afrontar la adversidad creando recursos psicológicos para salir fortalecidos y alcanzar un estado de excelencia profesional y personal) como una “filosofía”, como una manera de afrontar la vida y sobre todo, como un medio para darle sentido y disfrutar de ella, dejándonos asombrar y contemplando así… ¡su gran belleza!

En este contexto, vuelve a surgir la importancia de lo que podemos resumir en una ecuación sencilla:

Cx4 = “Confianza & Compromiso & Control & Cambio”

Confianza… en uno mismo (“autoconfianza”) y tambien en los demás y en el futuro. “¿Qué voy a hacer a partir de ahora”

Compromiso… implicarse, darse, renunciar (si es necesario), incrementar responsabilidad.

Control… pensar y actuar siendo consciente de que es uno mismo quien decide o determina también el curso de los acontecimientos

Cambio… El ser humano tiene gran capacidad de adaptación y superación y por tanto, de vivir la vida como un reto y desafío con constantes oportunidades para el cambio de acuerdo a lo importante para cada uno.

Todo ello facilita y hace que fluyan de manera predominante las emociones positivas que acompañan las ganas y coraje de vivir , fieles a la autenticidad, responsabilidad y valores personales, y en definitiva,  a lo que es realmente importante para cada uno.

¿Por qué incógnita quieres empezar? ¿Qué es lo realmente importante para tí?

Elisa Rodríguez

Salto 51. De la posibilidad a la realidad