Estrategias para afrontar la dificultad

¿Cómo afrontamos las diferentes situaciones? ¿Y las situaciones adversas? Todos… queramos o no, ¡estamos expuestos a ellas!.

Cualquier situación nos ofrece la posibilidad de elegir desde nuestra responsabilidad la respuesta que queremos dar. Y… ¡somos dueños de esa elección!.

Es importante saber recibir la adversidad: se le puede cerrar la puerta, aumentando en ese caso el dolor y la frustración que podemos sentir o bien, abrirle y darle paso… Ante situaciones más complicadas, de estrés o tal vez traumáticas (aquellas que producen un shock, herida emocional…) puede que en lugar de responder reaccionemos, en un primer momento, sin ser “dueños” o “conscientes” de esa respuesta; puede también que huyamos o evitemos esa situación… Sea cual sea esa respuesta inicial, esa situación nos llama… ¡para afrontarla!

De nuevo, la resiliencia nos ayuda a ello y se torna en gran y útil herramienta. Una herramienta que requiere dar una respuesta y mantener un compromiso personal… y ¡un ajuste saludable a la dificultad!

Supone saber esperar, saber aceptar, recordar que la vida también nos va a sonreir y sobre todo, recordar que está en nuestras manos la actitud que queremos mantener. En definitiva adoptar y desarrollar la resiliencia (capacidad de afrontar la adversidad creando recursos psicológicos para salir fortalecidos y alcanzar un estado de excelencia profesional y personal) como una “filosofía”, como una manera de afrontar la vida y sobre todo, como un medio para darle sentido y disfrutar de ella, dejándonos asombrar y contemplando así… ¡su gran belleza!

En este contexto, vuelve a surgir la importancia de lo que podemos resumir en una ecuación sencilla:

Cx4 = “Confianza & Compromiso & Control & Cambio”

Confianza… en uno mismo (“autoconfianza”) y tambien en los demás y en el futuro. “¿Qué voy a hacer a partir de ahora”

Compromiso… implicarse, darse, renunciar (si es necesario), incrementar responsabilidad.

Control… pensar y actuar siendo consciente de que es uno mismo quien decide o determina también el curso de los acontecimientos

Cambio… El ser humano tiene gran capacidad de adaptación y superación y por tanto, de vivir la vida como un reto y desafío con constantes oportunidades para el cambio de acuerdo a lo importante para cada uno.

Todo ello facilita y hace que fluyan de manera predominante las emociones positivas que acompañan las ganas y coraje de vivir , fieles a la autenticidad, responsabilidad y valores personales, y en definitiva,  a lo que es realmente importante para cada uno.

¿Por qué incógnita quieres empezar? ¿Qué es lo realmente importante para tí?

Elisa Rodríguez

Salto 51. De la posibilidad a la realidad

2 comentarios
  1. nehyda
    nehyda Dice:

    Gracias por esta publicación, trabajar en nosotros la resiliencia y ayudar a otros a ser resilientes es en mi país una competencia de gran valor para vivir con bienestar y en armonía con nuestro entorno generando en nuestro medio un espacio que nos permite crecer en tiempos difíciles

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *