ESPECIAL BIENESTAR

Disfrutar el presente… como una “taza de té”

Depurar
Se dice que “para disfrutar de una buena taza de té debemos estar completamente atentos al presente”. Sólo siendo conscientes del presente, nuestras manos sentirán el calor de la taza. Sólo en el presente aspiraremos el aroma del té, lo saborearemos y llegaremos a apreciar su exquisitez. Si estamos obsesionados por el pasado o preocupados por el futuro, dejaremos escapar la oportunidad de disfrutar de esta taza de té. Cuando miremos el interior de la la taza…¡su contenido ya habrá desaparecido!
Con la vida puede ocurrir algo parecido. Si no vivimos plenamente el presente, en un abrir y cerrar de ojos la vida se nos habrá escapado, o parte de ella… Probablemente habremos perdido sus sensaciones, su aroma, su exquisitez, su belleza y sentiremos que ha pasado con toda velocidad.

“Sentarse y recogerse”
El pasado, “pasado está”. Eso sí, aprendamos de él, asumamos las posibilidades que nos entrega y dejemos atrás esas que nos restan o limitan.
¿Y el futuro? El futuro ni si quiera ha llegado. No perdamos entonces el tiempo del presente preocupándonos por él. Hagamos planes para él sí, con sentido y proyección según lo importante para nosotros.
Igual que con la taza de té, cuando dejemos de pensar en lo que ya ha ocurrido y en lo que todavía no ha pasado estaremos en el presente, podremos vivirlo con atención y experimentando la alegría de sentir ese momento.

¿Cómo?
Escoge uno o varios momentos al día para sólo sentarte y recogerte. Practicar la escucha y atención a uno mismo puede ayudarnos a re-centrarnos y recuperar la visión del asombro, dónde desde la sorpresa inicial todo guarda algo por descubrir, admirar, disfrutar.
¿Dónde estás poniendo tu atención? ¿Con qué te comprometes?

 

Salto 51. De la posibilidad a la realidad

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *