Las emociones III: El miedo…Profundizando

El miedo es una de las emociones básicas, que compartimos todos los humanos, hablemos la lengua que hablemos, vivamos en el país que sea.

Hay muchos estudios sobre el por qué se produce el miedo, y lo que de momento se concluye es que es una reacción que se produce en nuestro cerebro cuando éste percibe un estímulo como amenazante. Pero, ¿qué es un estímulo amenazante? ¿Una serpiente lo es? De inicio, si. Pero, ¿qué pasa cuando el estímulo que nos provoca el miedo no tiene por qué ser objetivamente amenazante? Y más difícil…¿qué pasa cuando tenemos miedo a algo, pero no sabemos a qué?

Existen según los estudiosos de las emociones, dos tipos de miedo: el miedo innato y el miedo aprendido.

Los miedos innatos de la especie humana son, por una parte, los relacionados con los estímulos intensos, como ruidos fuertes, movimientos bruscos, pérdidas de apoyo, movimientos inesperados, porque si pensamos en el miedo como una reacción emocional adaptativa es lógico, que tengamos miedo, para poder pasar a la acción después de valorar de qué se trata. Por otra parte, el otro tipo de miedo común a la especie humana es la ausencia de estimulación: por ejemplo, el miedo a la oscuridad. Probablemente este miedo tenga que ver con el control, o más bien, con la percepción de falta de control: “si lo tengo todo controlado, nada malo va a pasar, porque si así fuera, pondría solución previamente”. Es un pensamiento lógico, dentro de la lógica como ciencia, pero inútil dentro del funcionamiento humano, porque las personas somos limitadas, nuestra capacidad es finita, y asumir esto a veces, aunque pareciera que no, nos causa miedo.

Los miedos aprendidos o adquiridos son los que se aprenden, y se aprenden de muchas maneras, bien por aprendizaje vicario u observación: “si a mi madre le dan miedo los ratones, es porque hay algo peligroso en ellos”, bien por asociación de estímulos; “alguien me ha dicho o yo he interpretado en algún momento que si fracaso en los estudios, lo pasaré mal en el futuro”, entonces tendré miedo al fracaso académico, y puede que hasta me bloquee ante los exámenes.

Otra teoría a tener en cuenta es que los miedos surgen como la amenaza de no cumplir las necesidades básicas (vamos a tomar como base las necesidades básicas de Maslow). Si no como, me muero, entonces tendré miedo a no tener qué comer. Depende de en qué punto estemos en la pirámide de Maslow, si estoy luchando por cubrir una necesidad básica de segundo orden o de seguridad, podré tener miedo a perder mi trabajo, o si estoy luchando por cubrir mi necesidad de reconocimiento, tendré miedo a la valoración que hacen los demás de mí. El miedo más común en nuestra sociedad actual, según estudios científicos, es el miedo al fracaso en el trabajo.

Y lo que siempre nos preguntamos, ¿cómo lo soluciono? ¿cómo dejo de tener miedo? La pregunta debe ir en otro camino, porque las emociones ni se solucionan ni se borran, se sienten, se aceptan. Incluso habiendo derivado el miedo en una fobia o ansiedad, lo primero que debemos hacer es un trabajo de aceptación. Después pasaremos al trabajo en exposición, o afrontamiento.

Ana Millán

Foto: Andreas Ronningen

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *