El círculo vicioso de la ansiedad

La ansiedad no es un ente externo, sino algo que pasa en nuestro cuerpo. Eso puede ser un alivio, si decides intervenir, pero un problema si dejas fuera la responsabilidad. Hoy os traemos el “círculo vicioso” de la ansiedad, o esquema explicativo, para que desde el conocimiento se pueda intervenir.img_0293

A nivel físico, hay una serie de constantes que se alteran: la frecuencia cardíaca aumenta, la presión arterial se eleva, los músculos se tensan… Todo esto pasa porque el cuerpo interpreta que tiene que ponerse en marcha para la acción. Esta acción, cuando éramos hombres de las cavernas, era física, pero ahora suele ser más de otro tipo, mental A nivel de pensamiento; la activación física hace que no pensemos con claridad, y podemos experimentar dificultad de concentración, incapacidad para tomar decisiones, peor memoria, percepción distorsionada… Y esto a su vez nos genera emociones negativas: inseguridad, nerviosismo, frustración, cólera, ira… Esas emociones se convierten en un combustible para la generación física del estrés .

Entonces, ¿cómo rompemos el círculo?

– interrupción o canalización de la sensación física

– Interrupción de estrategias mentales – Canalizar y reprocesar la emoción

Analizamos estrategias para cada fase en próximos posts

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *