¿Cómo mides el avance en tus retos?

En enero te presentaba una guía para definir tus retos y desafíos que querías conseguir para emprender tu camino en 2018.Como se suele decir, no podremos llegar dónde no sabemos que queremos ir… Igualmente, sin seguimiento de lo que vamos recorriendo tampoco sabremos si estamos llegando dónde y cómo queremos.

Esto es algo muy presente en las sesiones de los procesos y trabajos de coaching: el seguimiento. Por eso hoy, y habiendo pasado y cerrado ya el primer cuatrimestre de 2018, te invito a que abras este regalo para tí con en el que podrás:

  • Parar y ver dónde estás con una mirada diferente
  • Repasar qué te esta ayudando y en qué apoyarte
  • Informe con tus respuestas
  • Elegir si quieres un seguimiento personalizado de manera gratuita y sin compromiso
Si sólo una de tus respuestas que des, te permite elevar tu nivel de conciencia… ¡enhorabuena!Habrá merecido la pena y seguro, te dará algo nuevo para tí.
Tú decides

Cuida tu bienestar

Hoy quiero invitarte a llevar tu atención a algo realmente revelador y tan sencillo como es … el cuerpo.

El cuerpo como fuente de información, para aprovecharla al ser una fuente realmente reveladora de aquello que queremos, de lo que nos pasa, de lo que realmente queremos… Es algo tan sencillo que quizás, incluso no queremos mirarlo en algunas ocasiones por la información que nos da, tan real… y que a la vez tanto influye en cómo estamos, cómo nos sentimos y avanzamos o no en relación a nuestros retos y objetivos.

¿Cuánto escuchas a tu cuerpo?

¿Cuántas veces  ves algo y prefieres no seguir escuchando?

Entonces, ¿qué está pasando realmente?

Hay muchas maneras de tomar o ampliar conciencia y encontrar nuevos significados, realidades para tomar una opción u otra. Muchas veces anteponemos la racionalidad sobre las emociones y parte corporal, olvidando que todo ello (queramos, nos guste o no)… ¡forma parte de nuestro ser!

En este sentido, el cuerpo nos da información constante de lo que nos pasa, reflejando como si un espejo fuera, eso que llevamos en lo “más dentro”. Diría, que casi mas que la cabeza.

Y es el que el cuerpo no engaña mientras la mente si nos puede liar o confundir un montón a veces. Es… como ¡una brújula!, que siempre llevas, bien guardada, ¡siempre te guía! Eso sí, tú decides si seguirla o no.

¿Cómo podemos entonces “escuchar” a nuestro cuerpo?

Te enseño 3 sencillas formas para hacerlo.

  1. Movimiento y expresión corporal
  2. Sensación
  3. Energía

Empezamos hoy con tu movimiento y expresión corporal.

¿Cuál es la postura adopta tu cuerpo cuando alguien viene a contarte algo positivo o con alegría? ¿ Cuál es cuando eres tú el que lo cuenta?

Probablemente tu cuerpo estará relajado, sereno y suelto y soltando chispas de energía…

Ahora bien, ¿puedes pensar en lo contrario? ¿qué postura corporal recoge esa situación? Tal vez, la cabeza baje y tu cuerpo se incline hacia delante…

Queramos o no, nos guste o no, debemos aceptar que el cuerpo acompaña a nuestra mente y también a nuestros  sentimientos.

Te invito a pensar y sentir qué forma adopta tu cuerpo cuando te invade la alegría, satisfacción y por qué no, cuando te llega la tristeza, un enfado, decepción… ¿Lo tienes?

¿Qué mensaje tiene esto para tí? ¿Que quieres hacer con ello?

Por hoy es todo. En siguientes post, continuaremos con las otras formas propuestas. También recordarte otras opciones de trabajar para tí que te presentaba hace poquito, para ayudarte a conseguir transformarte en la persona que quieres ser y avanzar en la dirección correcta para tí.

​Tienes todos los detalles aquí para saber que podrás obtener. Ahora, como seguidor y miembro de la comunidad SALTO 51, con una importante ventaja y es un 21% de descuento para tí y los tuyos. Sólo tendrán que decir, que vienen de tu parte.

Puedes aclarar cuanto necesites o reservar ya tu plaza.

Salta de la la posibilidad a la realidad
Elisa
Fundadora SALTO 51

Formas para conseguir convertirte en la persona que quieres ser

¿Alguna vez sientes que, incluso pareciendo tener todo estable, no estás del todo satisfecho? 

Los que me conocéis mejor, ya sabés que soy directa, sincera y… transparente (tal vez, ¡demasiado!) Por eso, si me preguntases si me he encontrado en esa situación, te respondería con un… “SÍ” ¡Claro que sí! Yo también he tenido que trabajar para estar satisfecha y avanzar en la dirección correcta para mí, para no sentirme angustiada y estresada a la vez que preocupada en un “sin vivir”… Y ¿sabes? Tampoco quería seguir repitiéndome, “yo puedo sola”, “no es para tanto”, “no es el momento ahora” o “voy a leer un libro que a lo mejor me ayuda”…

También llegó el día en que sentí necesario cambiar algo y continuar de otra forma​. Fue hacer algo diferente lo que me permitió una parada y tomar la distancia justa para ver qué realmente quería, qué me hacía sentir bien, qué quería aportar a los que de verdad me importan…. dándome cuenta de que no podía continuar haciendo las cosas de la misma manera​ y eligiendo pasar a la acción y, con algo distinto.​ Algo que también me costaba esfuerzo, renuncias y, recursos. 

Y lo conseguí.

En mi caso, fue a través y gracias al coaching, que logré esto. Invertí en mí apostando tiempo y recursos, también renuncias personales. ​Así que ​inicie un viaje que me permitió un gran crecimiento personal y profesional y entender, al vivir en primera persona, lo que pueden sentir las personas con las que trabajo ahora en procesos de coaching y programas de desarrollo personal. ​

Logré saber lo que realmente me apasionaba.

Logré saber y conectar con lo me hacía sentir especial y única.

Logré incorporar y hacer cosas diferentes en mi vida que me dan una mayor bienestar y equilibrio.

Esta es mi experiencia, mi historia y hoy he querido compartirla contigo e invitarte a darte permiso, para que tu también puedas conseguir lo importante para tí, utilizando mi experiencia profesional y personal. Por eso, el año pasado, ya lanzamos el programa Oxigeno reuniendo diferentes herramientas para conseguir esto. Francamente, puedo decir fue toda una experiencia, única y llena de aprendizajes para todos.

Hoy, doy un paso más y te presento este programa en formato individual para que puedas elegir tú cuándo prefieres hacerlo y no sólo con la opción presencial, también puedes realizarlo online, vías skype para evitarte desplazamientos y resto organización, que ello supone.

Sé que puedes ​sacar todos tus recursos y potencial para avanzar cómo tu quieres. Por eso te invito a utilizar mi experiencia y vivencia personal con este programa para estar más a gusto, más tranquilo/a, mejorar tu bienestar, aumentar tu autoestima y mejorar tu calidad de vida al  trabajar en tus retos.

Consigue transformarte en la persona que quieres ser y avanzar en la dirección correcta para tí.

​Tienes todos los detalles aquí y saber así, que podrás conseguir. Además, si eres seguidor y miembro de la comunidad SALTO 51, podrás hacerlo con una importante ventaja y es un 21% de descuento para tí y los tuyos. Sólo tendrán que decir, que vienen de tu parte.

Tú decides. Puedes aclarar cuanto necesites o reservar ya tu plaza.

Salta de la la posibilidad a la realidad
Elisa
Fundadora SALTO 51

3 estrategias para mejorar tus objetivos

Objetivos, entorno difícil, relaciones personales o profesionales…

¿Qué pensar o sentir has tenido al leer las primeras palabras? Probablemente tengas unos objetivos o retos a conseguir, ya sea en lo personal o en lo profesional. Y puede que también, a veces pienses que la situación o lo que te rodea, es lo que te hace difícil o impide avanzar en la dirección correcta.

¿Te suena esto?

Puede también que haya personas o grupos de personas en esa realidad que sientas siempre están ahí, disponibles y con las que todo es fácil y fluye. Podemos decir son tus “aliados o guardianes”. ¿Les pones nombre?

Y… probablemente, también tengas a tu alrededor ese tipo de personas que parece restan la energía o que cuando te das cuenta, no están sumando nada positivo, es más, te están “restando y dañando” incluso sin darte ni cuenta.

Si esta situación te resulta familiar, quiero invitarte a una mirada especial a explorar un ámbito diferente. Si crees que esta situación no va contigo, entonces puedes tomártelo como una reflexión.

Las personas, como seres humanos, a través del  encuentro consigo mismo, con los demás y el entorno, nos constituimos y desarrollamos. Nos caracterizamos por ser seres en relación.

No sólo debemos poner la atención en nosotros mismos sino en las relaciones con nuestro entorno y en especial, cómo ello, nos ayuda a conseguir nuestro objetivo, lo que nos importa y también, mejorar estas relaciones.

Por ello, la propuesta de hoy la centro en 3 formas de mirar tu realidad, la realidad para mejorar el logro de tus objetivos:

1. Tu relación con las situaciones concretas que rodean a tu objetivo (¿qué o quienes más están detrás de tu objetivo? ¿desde dónde estás posicionándote o viendo esa realidad?)

2. Tu relación con las personas que forman parte de ese reto y están de una manera u otra implicadas. (Piensa quiénes son, cómo es tu relación de verdad con ellas… ¿qué puedes hacer para mejorar?)

3. ¿Qué te permitiría cambiar la forma en la que te relaciones con tu realidad? Puede que lo veas todo desde la dificultad, a lo mejor desde la queja, puede que en modo “no pasa nada”… sea cual sea esta forma, dátele permiso para saber si te está ayudando o va a hacerlo. ¿Quién quieres ser en esa realidad?

Y recuerda, la realidad es la que es. Lo que sí esta en nuestras manos, en tus manos, es la forma de relacionarnos con esta realidad eligiendo el observador y actor que queremos ser.

¡Tú decides!

Elisa

Fundadora SALTO 51

4 claves para mejorar tu respuesta a la adversidad

Resiliente, resistente, fuerte…

Se habla de personas resilientes, organizaciones resilientes, otras que resisten… tal vez llegando también a confundir términos.  ¿Sabes qué es realmente lo que significa “resiliencia”? ¿te gustaría tener algunas herramientas para mejorar tu respuesta a la adversidad? Si tu respuesta es “sí”, toma buena nota del post de hoy junto con mi reflexión de la semana.

Para ello, empiezo con algo de introspección… ¿cómo te sientes en situaciones difíciles o adversas? ¿esas en las que parece todo es “horrible” o se vislumbra a priori dificultad y poca positividad? puede que ahí sientas diferentes energías, tal vez rabia, nerviosismo, tristeza, …. cualquiera que sea esa emoción, te empezaré diciendo.. dale permiso, déjala surgir y fluir. Aunque al principio te cueste entenderlo, es el primer requisito necesario para dar un siguiente paso y pensar en un plan, ya sea tu estrategia o qué recursos que tienes vas a poner en juego para salir de ahí.

¿Qué es la resiliencia? El IER (Instituto Español de Resiliencia) la define como la capacidad de afrontar la adversidad creando recursos psicológicos para salir fortalecidos y alcanzar un estado de excelencia profesional y personal”. 

Es una definición que me gusta… ¡clara y concisa! Se refiere a potencialidades en cuanto a capacidades, a crecimiento al afrontar dificultades, a excelencia… En definitiva, a convertir las dificultades en potencialidades y no sólo resistir, la Resiliencia supone dar un paso más allá, para crecer ante la adversidad.

¿Qué situación puedes recordar que después de haberla vivido y/o superado te hayas sentido diferente, incluso te encuentres mejor tras esas experiencias? Puede que hayas encontrado hasta nuevos significados y sentidos que han marcado un antes y un después. ,Si es así,  ¡enhorabuena!. A eso se refiere la réíslineica. Si todavía no has llegado a ese punto, mira estas pequeñas claves para tener más recursos cuando te encuentres en estas situaciones.

Primera clave: Libertad…

¿Qué me mueve? Tal vez libertad, elección de respuesta o quizás “cierto victimismo”, “sacar partido” a estar mal… ¿Qué quieres hacer tú?

Segunda: Memoria…

¿Con qué recuerdo me quiero quedar? En la memoria puedo encontrar mi mejor amigo o mi mayor enemigo, yo soy protagonista y dueño de cómo recuerdo el pasado.

Tercera: Mirada…

Porque la mirada tiene un poder… ¡impresionante!, elegir el tipo de observador que quiero ser ya genera un gran empoderamiento y libertad al decidir cómo voy a mirar, cómo veo la botella (¿está “medio llena? ¿está medio vacía”?…) y además me va a ayudar a colocar la adversidad en su lugar.

Cuarta clave: Humor…

Una vez más, ¡sí! ¿Cómo te sientes cuanto te permites sacar el niño que llevas dentro o cuando ríes con ganas? Ese entusiasmo, optimismo y esperanza también juegan un papel clave.

Estos cuatro elementos están muy relacionados con el temperamento y la actitud personal. Recuerda también que en todo caso, se pueden desarrollar o tratar de tenerlos muy presentes en el día a día, porque sólo cambiar la actitud ante algo que tal vez, no podamos cambiar… ¡es ya una posibilidad!

Además el poder de las personas que son tus apoyos, esa red de aliados es realmente potente e impresionante. ¿En quiénes te puedes apoyar?

De ahí, que mi cita escogida para esta semana tenga mucho que ver con ello y desde aquí agradezco a una amiga y persona realmente especial para mí, que justo ayer la compartía conmigo. Gracias de nuevo.

Elisa

Fundadora SALTO 51

De la posibilidad a la realidad

 

8 claves para construir tu camino

Si quieres pasar a la acción y conseguir de verdad un cambio o transformación, esto es para tí.

Te adelantaba en diciembre el estar a atento para centrarnos en dibujar un nuevo camino y aquí tienes mi propuesta para tí.

Tras días diferentes, parece todo y todos volvemos a la “normalidad”, retomamos poco a poco rutinas, y a lo mejor incluso ya estamos tratando de instaurar nuevas rutinas, hábitos o propósitos.

En medio de todo esto, comparto lo que pide de mí esta realidad… y es, guardar también un poco de silencio. Silencio, sí.

Silencio como forma de comunicación que permite recogerse y recoger la información necesaria para continuar en la dirección buscada. Escuchemos nuestra cabeza, pensamientos. También nuestra energía, emociones y cuerpo. Así tendremos la foto total del puzzle.

Silencio para tomar impulso con las acciones que permiten avanzar y continuar mi camino. Recordemos que además de tener un objetivo o propósito, de nada nos servirá si no afrontamos la realidad, la escuchamos y empezamos a “hacer”, a “pasar a la acción” y nos fijamos un plan o timming con qué , cuando y cómo vamos a actuar y por supuesto, repasando aquello que hay detrás y es lo que nos va a permitir.

Por esto quiero invitarte a darte permiso para dar un paso más con esta guía en la que en 8 sencillos pasos quiero compartir contigo una hoja de ruta esperando sea de utilidad para tí. En caso de necesitar aclaración, puedes contactar conmigo si lo deseas. También si la pones en marcha, para compartir cómo te va funcionando. Estaré encantada de escucharte y ayudarte en lo que necesites. Para ello sólo tienes que hacer click aquí.

Por otra parte, adelantarte que este año he creado un espacio nuevo con una cita, reflexión semana con lo que espero facilitarte nuevos recursos que te ayuden avanzar en lo importante para tí.

¡Espero te guste!

Elisa

¿Cómo vives tu realidad?

¡Feliz inicio de mes! 

Hoy me parece que es un día en cierta medida especial, sí. Es viernes, día 1, nuevo mes y último mes del año. Dicho así… sí suena un poco lioso… lo reconozco. Aún así,  ¡me encanta!. Además, hoy es el día de una amiga muy especial para mí, lo que me hace pensar y agradecer por el valor de la amistad y la generosidad como uno de los mayores tesoros y loterías de esta vida. Y si aún faltan motivos, nos adentramos en un mes, que con independencia de la espiritualidad que cada uno tenga, tiene muchas cosas especiales.

Esto me lleva a proponerte la siguiente pregunta:

¿De qué manera te interperla la realidad?Date permiso para responderte y, para escucharte…

 ¿Qué pide de tí?

Me encanta recordar y tener presente, que la realidad es la que es, tal vez no la podemos cambiar como quisiéramos; sin embargo sí podemos cambiar y elegir quiénes somos en ella.

También, creo bueno recordar que el cómo vivimos la realidad, lo que experimentamos en el momento presente o cómo nos posicionamos en relación a esa realidad, están condicionadas no sólo por la realidad externa sino también por la interna. Además,  es aquí dónde vamos a poder transformar, avanzar. Esto me lleva a preguntarte algo más:

¿Quién eres tú ahí? Por ello desvelar las barreras internas que marcan a menudo nuestro diálogo interno y que nos impiden acceder a la plenitud de recursos y capacidades para consequir retos, es vital. Una ayuda aquí al alcance de todos es mirarnos sin miedo a nosotros mismos e  identificar nuestras creencias, emociones, fortalezas, dones y gestionar, superar posibles miedos.

Con esto te animo a escribir algo:

1. Qué creencias están presentes en la forma de ver tu realidad. ¿Cómo te hacen sentir?

2. Que talentos tienes y son los que te gustan más

3. A qué dices “sí”, a qué dices “no” en tu realidad.

Espero esto te ayude a repasar cómo estás viviendo la realidad y dónde estas poniendo tu energía, como te acercas y relacionas con lo que de verdad te importa a tí y así dar un paso más para saltar de de la posibilidad a la realidad.

Elisa

Cofundadora Salto 51

Rétate y ¡déjate asombrar!

En algunas ocasiones nos hemos referido a la potencia del asombro. Y esta vez, ¡no puedo evitar hacerlo de nuevo!.

Como Coach Dialógico, es una de las actitudes a poner en cada y todo momento del proceso de coaching. Ingrediente necesario en ese fascinante camino para ampliar consciencia, desvelar nuevos insights y pasar a la acción, eso sí, desde la responsabilidad y el compromiso, construyendo así, nuevas formas de relacionarse con la realidad.

A título personal, el asombro se convierte también en un objetivo o reto (y muy saludable) y en una forma de actuar. Una forma o disposición para también disfrutar y seguir aprendiendo al afrontar la realidad dándome permiso para dejarme admirar por ella; desde la seguridad de su grandeza, del ofrecimiento de posibilidades ilimitadas que invitan a preguntar, a interesarse, a ser curioso, a indagar, a seguir buscando… Y desde el convencimiento de que esa realidad, guarda algo especial y valioso que debe ser descubierto.

Asombrarse también para ver diferentes posiciones, perspectivas y que ayudan a elegir desde dónde me sitúo para observar, qué observador soy o quiero ser y tomar las acciones que con voluntad y esfuerzo me pueden ayudar a convertir la posibilidad en realidad.

Con ello, mi invitación hoy para tí de hacer una parada en el tiempo, esa que también exige el asombro y cierta toma de distancia para repasar dónde ponen la atención tus acciones.

¿Te unes al reto?

Elisa
Salto 51

¿Cuánto dices “no”? Fija tus límites

¿Cuántas veces terminamos diciendo “sí” cuando queríamos decir “no”? ¿Cómo nos sentimos cuando esto ocurre?

Nos puede producir mucho estrés emocional esta situacion por no mantenerse a lo que uno quería y/o necesitaba, por sentir  que no estamos llegando o por pensar que no cumplimos expectativas que los demás tienen puestas en nosotros. Cualquiera que sea el caso, esto nos lleva a poner la atención en la asertividad. A mirarnos y realmente ver cómo somos de asertivos y sobre todo, cuánto de lo que uno quiere lo somos.

Como seres en relación que somos, lo primero a recordar es la asertividad como actitud de gran eficacia en todas las situaciones relacionales. Por ello, y para que puedas entrenar diferentes formas de fijar tus límites, vamos a compartir algunas características de las personas que se comportan asertivamente y lo que nos puede aportar este tipo de comportamiento.

Y antes de continuar, un inciso para aclarar términos… ¿Qué es la asertividad?

La asertividad es “un modelo de relación interpersonal que consiste en conocer los propios derechos y defenderlos, respetando a los demás; tiene como premisa fundamental que toda persona posee derechos básicos o derechos asertivos”.

Suele definirse como un comportamiento comunicacional en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos. Y se sitúa en un punto intermedio entre otras dos conductas polares: la agresividad y la pasividad.

¿Cuáles son entonces características de personas asertivas? Estas son algunas de ellas y con ello, 5 tips para trabajar ya:

1.  Hacen respetar sus derechos de una forma que no viola los derechos del otro. Expresan de manera honesta y abierta sus puntos de vista a la vez que entienden la posición del otro.

2. Hacen aserciones breves y apropiadas: “Yo pienso… Yo creo… Yo necesito… Me gustaría…”

3.  Distinguen entre hechos y opiniones: “En mi opinión… Mi perspectiva es…”

4.  Evitan palabras o expresiones como: “Tú deberías… debes… Tú tienes que…”

5.  En cuanto al lenguaje:

    • Verbal, hacen preguntas abiertas para desvelar y descubrir las necesidades de los demás y cómo se sienten.
    • No verbal, usan un tono de voz firme a la vez que cálido, transmiten decisión, expresan apertura, su cuerpo acompaña lo que dicen las palabras.

¿Y los beneficios? Decíamos al principio que la asertividad es un modelo de comunicación, de relación interpersonal y una actitud realmente eficaz para las situaciones relacionales. ¿Qué es lo que nos puede aportar un comportamiento asertivo?:

Autoconfianza

1.  Mas confianza en nosotros mismos y en los demás.

2.  Incremento de nuestra responsabilidad.

3.  Más autocontrol y apertura.

4.  Relaciones más potentes.

5. Mayor autoestima, refuerzo del “Yo”.

Así mismo, para aplicar todo esto, una última invitación a pensar cómo nos sentimos cuándo a nosotros nos dicen “no”. Si lo entiendo y respeto, probablemente me resulte a mí también decir “no” cuando sea necesario.

¿Qué esperas conseguir fijando límites? ¿Con qué tip puedes empezar a trabajar?

Salta de la posibilidad a la realidad

Elisa

¿Cuánto usas tu potencial?

Completamos hoy esta entrega de “Fuentes de Resiliencia” según Edith Grotberg. Así, al soporte social o “Yo tengo” y a la fortaleza interna o “Yo soy…” sumamos el tercer factor fuente de resiliencia clave: la competencia social o esas habilidades desarrolladas en las relaciones interpersonales resumidas en: “Yo puedo…”

Estas habilidades son las que tienen que ver con la capacidad de la persona para relacionarse y resolver problemas y en concreto, para:

  • Hablar sobre cosas que me asustan o inquietan
  • Buscar la manera de resolver problemas
  • Controlarme ante impulsos
  • Buscar el momento apropiado para hablar con alguien o actuar
  • Encontrar a alguien que me ayude cuando lo necesito

Una fuente que también para el coaching juega un papel primordial al centrarse y tener como misión última desvelar y desplegar las potencialidades de la persona en orden a su plenitud, a su sentido o proyecto, a lo que es importante para la persona de acuerdo a lo que es.

Nuevamente, control, compromiso y cambio surgen junto a la responsabilidad de la persona, en cuanto a la capacidad de hacerse cargo o afrontar sus decisiones o acciones y la libertad (interior), para elegir el modo de responder ante las diversas situaciones o desafíos que nos marcamos o en otras ocasiones, nos encontramos.

Te invitamos a una reflexión para recordar qué es lo que queremos y dónde estamos para hacer de estas fuentes nuevas herramientas a nuestro alcance.

Elisa
Salto 51

Foto: Martin Jernberg

Foto: Martin Jernberg

P.S.: …Experimentando la resistencia en primera persona, retomo la referencia al post anterior, “las fuentes de la resiliencia; yo tengo (mi soporte social)”, e incido en la importancia de dejarse apoyar, de saberse acompañado. Disfruta de las personas con las que cuentas en tu día a día. ¡Gracias! … (Ana, Salto 51)