Astenia otoñal

La astenia como tal es un síntoma que se presenta en varios trastornos, y que consiste en una sensación generalizada de cansancio, fatiga, y debilidad física y psicológica. En el caso de la astenia otoñal, los síntomas son somnolencia, bajo estado de ánimo, dificultad de concentración y apatía. Es prevalente entre los 20 y 50 años, y en mujeres.

El término del verano y comienzo del otoño lleva consigo muchos cambios. El más destacable es que los días se van haciendo más cortos y cada vez tenemos menos horas de luz. Es sabido que el sol y la luz tienen efectos terapéuticos en el estado de ánimo, y a lo que nos habíamos acostumbrado estos últimos meses, se acaba. También descienden las temperaturas y comienzan las lluvias. Además con el término del verano se suelen terminar también las vacaciones, tenemos que volver a tomar las responsabilidades que habíamos a veces dejado de lado en verano, y la vuelta al trabajo puede conllevar en ocasiones, un cierto grado de estrés.

La astenia otoñal como síntoma físico más la conocida depresión post-vacacional se suelen unir, por lo cual nos encontramos en un período en el que debemos tomar alguna medida para mejorar estos síntomas y sentirnos mejor. Los síntomas son el cansancio, la debilidad, la somnolencia, dificultad de concentración, apatía, y a veces falta de apetito, disminución del deseo sexual y descenso de las defensas del organismo.

Tanto si estás sufriendo estos síntomas, como si ya conoces tu propensión a sufrir este tipo de astenia, deberás prevenir o actuar hasta que el organismo se habitúe a los cambios y, en caso de que no remitan, acudir al médico.

CONSEJOS PARA PREVENIR LA ASTENIA:
– Completar una dieta sana con un complejo vitamínico (si tomas algún tipo de medicación es aconsejable que acudas al médico para que no se produzcan incompatibilidades)
– Dormir ocho horas y respetar el mismo horario, incluso los fines de semana.
– Aprovechar las horas de luz para salir a hacer deporte, dar un paseo, o exponerse al sol o al aire libre, para que el cuerpo no sufra un cambio tan drástico, y para beneficiarse de las ventajas del sol.
– El tabaco, alcohol y bebidas con cafeína empeoran los síntomas. Quizá no tengas que dejar de tomar café, pero sí reducir el consumo. El alcohol, en concreto, es depresivo del sistema nervioso central, por lo cual es recomendable no consumir alcohol en esta época.
– Prepara planes que te estimulen física o intelectualmente; lee un libro que te apetezca, queda con una amiga o prepara un fin de semana próximo una excursión o una visita cultural.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *