Foto: Jonathan Velasquez

¿CUÁNTO CONSULTAS TU MÓVIL?

Adicción al teléfono móvil

¿Te has parado a pensar cuantas veces consultas el móvil al día? Los datos dicen que de media, hacemos este gesto unas 34 veces. ¿Preocupante, no?

Del latín addictĭo, la adicción es el hábito que domina la voluntad de una persona. Se trata de la dependencia a una sustancia, una actividad o una relación.

¿Qué significa para nosotros estar conectados? ¿Por qué es tan importante? Claro, el teléfono móvil no es solo llamar y recibir llamadas, de hecho, esto lo menos importante. Lo más relevante es todo lo que, cada vez más y a ritmos imparables, nos ofrece el smartphone:

    1. Sistemas de mensajería rápida: ¿facilitan la comunicación? Antes, cuando no existían estos sistemas, ¿estábamos incomunicados? Realmente cambian la manera de comunicación, y nos parece fascinante que podamos comunicarnos con cualquier persona en cualquier parte del mundo (que tenga este sistema, claro), y no es necesario esperar a poder llamar por teléfono para compartir información, ni tener un ambiente de privacidad para contar algo íntimo, todo puede ser compartido estés donde estés, y como estés. Todo puede ser dicho, en cualquier momento, con cuentagotas, de manera rápida y sin mirar a la cara a la otra persona. Esto, lógicamente, a parte de ser cómodo, refuerza el mecanismo de evitación, de manera que podemos “enfrentarnos” a algo, una conversación, un mensaje, que en otras condiciones no nos hubiéramos visto capaces de hacer.
    2. Redes sociales: por una parte, cubren esa necesidad de saber acerca de la vida de los demás, necesidad humana casi básica, y de saber no sólo de los conocidos, sino también de los desconocidos, en quienes podemos proyectar todo lo que nuestra mente quiera. Las “celebrities”, los “influencers”, los “blogers”…muestran una parcialidad de sus vidas con la que después nos comparamos, y claro, salimos perdiendo, pero si queremos ser “trendy” sólo nos queda imitarles. Por otra parte, nosotros hacemos este mismo mecanismo, a la inversa, y es compartir esos momentos de nuestra vida, que dejan casi todo a la imaginación y a la proyección de quién lo ve, y que nos proporcionan una fuente de satisfacción inmediata y ciertamente falsa, que es el reconocimiento y la admiración fugaz de los demás.
    3.  Otras aplicaciones: desde las apps de moda, de compras Online, de música, de entretenimiento… Todo esto nos permite algo fascinante: ver el mundo desde tus ¿4? pulgadas, a veces incluso vivirlo.
    4. Todo tipos de juegos, videojuegos, juegos Online…

Claro, ¿cómo no vamos a ser adictos al teléfono móvil? Actualmente se conoce como algo más que una adición, se habla de fobia y es llamada nomofobia (no mobile fobia).

Sé consciente, sé responsable y valora tus prioridades.

Ana Millán

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *